FINANCIACIÓN DEL PROCESO CONCURSAL

Los errores más comunes de todo empresario en crisis son dos:

  1.  No reconocer su situación, o hacerlo muy tarde, 
  2.  Aportar nuevos recursos y garantías financieras a la empresa en una huida hacia delante, sin una clara dirección.

Ello no conduce más que a alargar la crisis, arruinar al empresario e impedir el futuro reflotamiento de la empresa. El empresario se pone la soga al cuello a sí mismo.

Toda empresa debe ser rentable y financiarse por sí misma. De otro modo vale más apartarse de ella. Los empresarios de mayor éxito lo son tanto por detectar las actividades en las que merece la pena invertir, como por detectar cuando retirarse.